lunes, agosto 25, 2014

Historia de la formación de nuestro régimen alimentario criollo. Continuación. Punto 4: alimentación de implantación de patrones europeos.





 Historia de la Alimentación en Venezuela.


Resumen del Capítulo I, Origen y Formación de los Regímenes Alimentarios Venezolanos, 1500-1750, del libro del Profesor José Rafael Lovera, titulado Historia de la Alimentación en Venezuela.


      b) Alimentación de implantación de patrones europeos:

·        El conquistador sometió con violencia al indígena, pero en igualdad contraria, éste fue dominado por los alimentos autóctonos precolombinos.
·        Durante la guerra desatada el español introdujo muchos de los alimentos nativos de su continente. Trató de adaptar  vegetales y animales primarios de su alimentación, en las nuevas tierras.
·        En toda expedición, era indispensable llevar para sembrar: semillas de col, rábano, lechugas y legumbres.
·        También había que llevar: vacas lecheras y toros.
·        Trajeron: ganado vacuno, porcino, cabrío y ovino.
·        Trajeron: aves de corral: gallinas, gallos, etc.
·        Los soldados cronistas imaginaron el nuevo paisaje sembrado con campos de trigo, viñedos, olivares y huertos familiares. Paisaje alimentario español: mediterráneo y centro-europeo.
·        Mientras los conquistadores penetraban el interior del territorio (Venezuela), establecieron asentamientos coloniales, núcleos urbanos incipientes e inestables. Villas o ciudades nacientes, hatos o haciendas.
·        La estabilización de estos lugares transcurrió entre finales del siglo XVI y la segunda mitad del siglo XVII, especialmente la zona norte de los ríos Apure y Orinoco.
·        Las ciudades nacieron como centro del poder civil y eclesiástico. Con el consiguiente traspaso de los patrones urbanos europeos al Nuevo mundo.
·        Eran ciudades jerárquicas: las capitales eran el centro del poder provincial (Coro primero y luego Caracas), por encima de ellas estaban las ciudades Audiencias y Virreinatos hasta llegar al Soberano o Rey, situado en la metro-polis (Madrid).
·        En este momento, se da el inicio de la separación entre lo urbano, civilizado o superior (España) y lo rural o inferior (grupos dominados).
·        Durante el proceso de conquista y colonización el soldado europeo fue convertido en encomendero:
·        El soldado europeo transmitió a los indígenas que quedaron, conocimientos agrícolas de Europa, específicamente de la Península Ibérica.
·        El objetivo era lograr la reproducción de cultivos y crías de animales que conformaban la alimentación básica del colonizador.
·        Pero el clima en la región colonizada imposibilitó la reproducción o naturalización completa de alimentos básicos europeos como el olivo y la vid.
·        El trigo se dio en algunas partes del territorio colonizado.
·        También se adaptaron bien cultivos de hortalizas y algunas frutas europeas.

·        El ganado, sobre todo vacuno, porcino y caprino se reprodujo con facilidad, superando las expectativas.

miércoles, agosto 20, 2014

Historia de la formación de nuestro régimen alimentario criollo. Continuación. Punto 4

  



Historia de la Alimentación en Venezuela.


Resumen del Capítulo I, Origen y Formación de los Regímenes Alimentarios Venezolanos, 1500-1750, del libro del Profesor José Rafael Lovera, titulado Historia de la Alimentación en Venezuela.


4.   El fraguado de los regímenes alimentarios criollos:


·        La fundación del régimen alimentario criollo ocurre durante los 2 primeros siglos de conquista y colonización. Siglo XVI y XVII, respectivamente.
·        En sus orígenes, el régimen alimentario criollo pasa por 3 etapas fundamentales: a) alimentación de guerra o de conquista; b) alimentación de implantación de patrones europeos; c) alimentación de adaptación o adopción de los tres regímenes alimentarios: indígena, europeo y africano.

·        a) Alimentación de guerra o de conquista:


·        Las Antillas fue el cuartel general de las huestes conquistadoras españolas.
·        Desde allí venían a Tierra Firme (Venezuela), a explorar y dominar.
·        Fue en las Antillas donde el conquistador español aprendió  a comer maíz y yuca, por necesidad, no por gusto y de manera transitoria, al menos eso creía.
·        Cuando llegaron a Tierra Firme desde las Antillas, conocían los alimentos básicos indígenas.
·        La alimentación era factor de primer orden en la estrategia de conquista.
·        En esta estrategia el casabe ocupó el lugar más destacado. Los conquistadores convirtieron al casabe en alimento indispensable de toda expedición.
·        El casabe era resistente a la humedad, había yuca en abundancia y era, relativamente,  fácil hacerlo y transportarlo.
·        La violencia marcó los primeros acercamientos entre conquistadores y aborígenes precolombinos  en Tierra Firme.
·        A pesar de que hubo contactos pacíficos como los de Juan de Ampíes en Coro y Bartolomé de las Casas en Cumana, imperó la guerra y la depredación.
·        En el caso Venezuela, los juicios de residencia del siglo XVI, muestran que durante la conquista reinó la más bestial y cruel violencia.
·        Eran frecuente las matanzas de cientos de indígenas.
·        Para la segunda mitad del siglo XVI, en menos de 100 años, la maquinaria de guerra conquistadora había disminuido  la población indígena considerablemente.
·        Los indígenas fueron apresados con cadenas y collares convirtiéndolos en esclavos de los soldados.
·        Muchos indígenas fueron trasladados a la ciudad de Santo Domingo, para trabajar como esclavos en duras faenas a las que no estaban acostumbrados.
·        Eran comunes los maltratos, castigos y asesinatos entre los mismos conquistadores, concretamente por la comida.
·        Hubo casos de antropofagia, en momentos de penuria y de hambre canina.
·        En los momentos críticos, también hubo ingesta de otros alimentos no usuales: caballos y perros.
·        Los conquistadores consideraban como su derecho adueñarse de los alimentos de los indígenas, de cada lugar que invadían a su paso. 

·        Los conquistadores, durante esta etapa de alimentación de guerra, despojaron con violencia a los indígenas precolombinos de sus alimentos, hogares y tierras.

lunes, agosto 18, 2014

Historia de la formación de nuestro régimen alimentario criollo. Continuación. Punto 3

Plátano maduro pasado: idóneo para la torta bejarana.


Historia de la Alimentación en Venezuela.


Resumen del Capítulo I, Origen y Formación de los Regímenes Alimentarios Venezolanos, 1500-1750, del libro del Profesor José Rafael Lovera, titulado Historia de la Alimentación en Venezuela.

3.    Las raíces africanas:

·         
Los negros africanos traídos a Venezuela como esclavos, según fuentes, provienen de tierras que se extienden desde Cabo Verde hasta Buena Esperanza, limitados al occidente por la extensa costa atlántica.
·        Imposible precisar la cantidad de negros que traían del interior del Continente africano para ser vendidos en los puertos.
·        Guinea se llamó a la zona donde se extrajo la mayor cantidad de negros para ser vendidos como esclavos, incluso la región meridional que corresponde a Angola.
·        Los regímenes alimentarios de esa gran extensión continental, eran múltiples y diferentes. Pero, se pueden establecer rasgos comunes entre ellos.
·        Un rasgo común es el predominio de los vegetales en detrimento de la carne.
·        La carne: privilegio de ricos jefes tribales, notables y una minoría de tribus cazadoras.
·        Las mayorías comían carne, poca cantidad, en ocasiones religiosas o solemnes.
·        La agricultura era la actividad predominante de los negros.
·        El conuco: técnica y actividad agrícola fundamental similar al cultivo de los indígenas precolombinos.
·        Cultura agrícola itinerante y nómada: cuando el suelo habitado por la tribu no daba frutos, se mudaban a otros más fértiles.
·        El régimen alimentario de los negros africanos estaba formado por tres cereales fundamentales: a) el mijo (Pennisetum typhoideum), b) el sorgo (Sorghum vulgare), c) una clase de arroz silvestre (Oriza glaberrima).
·        Se incluye: a) rizoma llamado ñame (Dioscorea alata); b) legumbres: alubias (Vigna sinensis), habas (Vicia faba), garbanzo (Cicer arietinum) y lentejas (Hervum lens).
·        Además: calabazas, berenjenas, coles, pepinos, cebollas y ajos.
·        Y frutas comestibles: melones, sandías o patillas, tamarindos, dátiles, higos, boabad (Adansonia digitata), granadas, limones y naranjas.
·        La miel: edulcorante principal y en menor escala el azúcar de caña. (La caña fue introducida por los árabes en África, en el siglo XI, y posteriormente por los portugueses en el siglo XV).
·        La sal: poco empleada.
·        La especias preferidas: la pimienta (Piper guineense) y el jengibre.
·        Las grasas que usaban: el aceite de palma (Elaeis guineensis), la margarina vegetal proveniente de una planta llamada Karité (Butyrospermún parkii) y el aceite de sésamo, empleado en menor escala.
·        La carne: alimento importante para algunas tribus como los Jolofos y los Mandingos. Criaron rebaños de ganado vacuno, ovejas y cabras. Preferencia por la carne de oveja y cabras.
·        La carne de caza: antílopes, oryx, gacelas, liebres, jirafas, hipopótamos y elefantes.
·        La pesca: de mar y de ríos. El pescado estaba entre los alimentos apreciados por los africanos.
·        La forma predilecta de comer los alimentos: convertirlos en poleadas o papillas. Trituraban o molían tubérculos, granos o especias en grandes morteros de madera o pilones.
·        Utensilios de barro cocido: ollas para producir sus aceites vegetales y la margarina.
·        Utensilios de frutos: cuencos fabricados con las calabazas desecadas y cortadas.
·        Utensilios de madera: recipientes y cucharas.
·        Utensilios de cueros o piel de animales: odres o recipientes para almacenar granos.
·        Utensilios de hierro: cuchillos.

·         La fortaleza y buena complexión de los negros africanos lleva a concluir que su régimen alimentario era sano y de alto valor nutritivo. 

viernes, agosto 15, 2014

Historia de la formación de nuestro régimen alimentario criollo. Continuación. Punto 2

Polvorosa rellena con gallina.


Historia de la Alimentación en Venezuela.


Resumen del Capítulo I, Origen y Formación de los Regímenes Alimentarios Venezolanos, 1500-1750, del libro del Profesor José Rafael Lovera, titulado Historia de la Alimentación en Venezuela.

2.   Las raíces europeas:

·       Existían 2 tipos de régimen alimentario en las sociedades hispánicas, cuando ocurre la conquista de nuestro Continente: a) los regímenes mediterráneos y b) los regímenes centro-europeo.
·       a) Los regímenes mediterráneos: pertenecían a los antiguos reinos de Andalucía, Granada, Murcia; Valencia, Aragón. Cataluña, Castilla la nueva y buena parte de Castilla la vieja.
·       b) Los regímenes centro-europeo: correspondían a Extremadura, la región Occidental de Castilla la vieja, León, Galicia, Asturias, el País Vasco, Navarra y una amplia franja en el norte de Aragón y Cataluña a lo largo de los Pirineos.
·       La diferencia entre estos 2 tipos de alimentación la establece los alimentos grasos o lipoideos. La grasa vegetal o aceite de oliva, fija el tipo mediterráneo de alimentación; y la grasa animal, manteca de cerdo y vaca, determina el tipo de alimentación centro-europeo.
·        Los alimentos comunes entre los 2 tipos de alimentación son el trigo y la vid.
·        Con el trigo se hacía el pan, alimento común en todas las regiones hispánicas de la época. Hacían pan de cebada, centeno y avena, pero el trigo poseía el papel más elevado.
·        La vid daba el vino,  el otro pilar alimenticio de la cultura europea.
·        Otros comestibles importantes en el régimen alimenticio del europeo: a) tubérculos: nabos y zanahorias; b) bulbos: ajo, cebolla, cebollín, ascalonia, ajo porro); c) tallos: apio, borraja; d) hojas: berza, acelga, espinaca, lechuga, escarola, cardo; e) frutos del huerto: berenjena, pepino, col, melón, calabaza; f) productos de la huerta: cítricos, higo, granada, almendro, melocotón, durazno, membrillo, olivo; g) legumbres: garbanzos, habas; h) el arroz; i) plantas aromáticas: orégano, cilantro, perejil, tomillo, mejorana, romero, laurel, menta;  j) condimentos: azafrán y alcaparra.
·        Las especias del Lejano Oriente: pimienta, clavo, nuez moscada y canela.
·        Las carnes: cerdo, vaca, oveja, cabra, aves de corral y presas de caza como la perdiz, el jabalí y el ciervo.
·        Los pescados y mariscos tienen un papel destacado, de mar y de río.
·        La sal era muy usada igual que la miel y el azúcar de caña, especialmente el papelón.
·        Los métodos de cocción que empleaban: hervir, freír, asar y hornear.
·        Los instrumentos de cocina hispánicos eran de metal y de arcilla cocida, fundamentalmente.
·        Utensilios de hierro: cuchillería, parrillas, sartenes, calderos, espetón, almirez, cucharones, cucharas, espumaderas y trinchantes.
·        Utensilios de cobre: algunas pailas.
·        Utensilios de loza: jarras, lebrillos, platos, bandejas, etc.
·        Utensilios de vidrio: vasos, frascos y diversos cuencos.
·         Utensilios de plata: algunas piezas.
·        Utensilios de piedra y madera: morteros.
·        El mobiliario para consumir los alimentos: mesas, sillas y bancos generalmente de madera. Manteles y cubiertería para la mesa.
·        El origen remoto del arte culinario hispánico se formó por influencia de godos, griegos y romanos. Luego los árabes, durante siglos de ocupación, marcaron de manera indeleble toda la Península Ibérica.

jueves, agosto 14, 2014

Historia de la formación de nuestro régimen alimentario criollo.



    Considero muy importante transmitir y difundir los conocimientos de nuestra historia gastronómica. Estudios como los hechos por el abogado e historiador José Rafael Lovera, ayudan a conocer y comprender nuestro pasado alimentario. Me propongo, por este medio, ofrecer a mis lectores y seguidores, un resumen lo más sencillo y claro posible, de uno de los trabajos académicos contemporáneos más valiosos de nuestra historia alimenticia, se trata del libro: Historia de la alimentación en Venezuela. Es ambicioso mi proyecto pero, poco a poco, ofreceré partes de este libro que, a mi modo de ver, es guía básica para entender el origen de nuestra gastronomía venezolana.


Historia de la Alimentación en Venezuela.

Resumen del Capítulo I, Origen y Formación de los Regímenes Alimentarios Venezolanos, 1500-1750, del libro del Profesor José Rafael Lovera, titulado Historia de la Alimentación en Venezuela.

Introducción:

·        Se puede probar que a finales del siglo XVIII, se había creado un régimen alimentario en Venezuela.
·        A la creación de la hacienda como aparato productivo colonial, ligada a la plantación y al conuco, le pertenece en gran medida el origen del régimen alimentario criollo.
·        Los alimentos primarios que intervinieron en la creación del régimen alimentario fueron: el maíz, la carne de res, el azúcar y el cacao.
·        Los alimentos secundarios fueron: la yuca, el plátano, los frijoles y el café.
·        Tres raíces alimenticias diferentes se mezclaron entre sí en este proceso histórico alimentario: Las raíces americanas o de los indígenas precolombinos, esclavizados por los conquistadores españoles, las raíces europeas o de los conquistadores y colonizadores españoles, y las raíces africanas o de los esclavos negros traídos desde África, posterior a la conquista y durante el período de colonización del territorio que fuera llamado Venezuela.

1.     Las raíces americanas:

·        El maíz y la yuca eran los alimentos primarios del régimen alimentario del indígena precolombino.
·        La carne (producto de la caza y de la pesca), y la miel silvestre (edulcorante), eran los alimentos secundarios.
·        El aliño o especia predilecta: el ají picante.
·        Cocinaban los alimentos sobre parrillas de madera (barbacoas), o sobre planchas de barro cocido llamados budares o aripos.
·        Envolvían los alimentos en hojas, los enterraban en un hueco y arriba encendían piras o fogatas para cocinarlos.
·        Hervían los alimentos en vasijas de barro montadas sobre tres piedras de igual tamaño llamadas topias, colocadas alrededor del fuego.
·        Cocinaban sin grasa.
·        No tenían horas establecidas para comer, pues dependía de la caza y la pesca.
·        El conuco era un cultivo itinerante practicado por pocas tribus.
·        Utensilios de barro: vasijas para hervir el agua incorporando adentro piedras calientes.
·        Utensilios de frutos: con las totumas y taparas hacían envases para mezclar y conservar alimentos.
·        Utensilios de piedra: cuchillos, hachas y metate o mortero para moler maíz y ají.
·        Utensilios de madera: espátulas y cucharas. Rallo de madera con pequeños fragmentos de piedras incrustados y bien afilados para rallar la yuca.
·        La cestería: manares o cedazos, sebucanes o prensas, cataúres o canastos, etc. Fue una fábrica abundante entre los indígenas.
·        Sus preparados o recetas: pocas y complejas. El maíz (Zea mays L.), alimento esencial del indígena; comido de muchas formas, pero la arepa era la más estándar: desgranaban la mazorca de maíz seca, hervían los granos y ya blandos lo molían en el metate hasta dar una masa blanda para hacer pequeñas tortas que cocinaban sobre el budare de barro o sobre la brasa caliente.
·        La chicha: bebida que hacían con el maíz desgranado y hervido, lo dejaban fermentar por un tiempo y luego lo molían en el metate o, en muchos casos las mujeres de la tribu, lo trituraban masticándolo entre sus dientes.
·      
  El casabe: hecho con yuca amarga (Manihot esculenta Crantz), tubérculo que posee el yare o el letal ácido cianhídrico. El indígena precolombino creó un método cuidadoso y laborioso para transformar la mortal raíz en alimento. Quitaban la concha a la yuca, la rallaban y exprimían la pulpa para eliminar el mortífero zumo; quedaba una harina que llamaban catibia con la que hacían unas tortas grandes como de medio centímetro de grueso y las cocinaban sobre los enormes budares de barro. El casabe hizo que los indígenas precolombinos aprendieran a guardar alimentos para tiempos difíciles o de escases.
·        El cachiri: una especie de chicha o bebida hecha con la mezcla de casabe y batata (Ipomea batata Poir) fermentados.
·        El régimen alimentario de los indígenas precolombinos del territorio venezolano, era equilibrado y adecuado a sus necesidades.
·        El equilibrio de este régimen alimentario se rompió cuando las huestes conquistadoras españolas penetraron Tierra Firme.
·        Varios factores rompieron por completo el equilibrio de la dieta indígena: el exterminio físico de numerosas tribus con la violencia brutal perpetrada por el conquistador y con la transmisión de enfermedades traídas por estos a al Nuevo Continente, los cambios esenciales aplicados a la forma de trabajar la tierra para su cultivo y también la manera de alimentarse del hombre aborigen, que comparada con la del europeo español, era frugal y saludable. 

domingo, agosto 10, 2014

La torreja.


La Torreja

Quizás es uno de los alimentos más famosos en ciudad Guayana. La torreja es un pan de harina de trigo, frito, cuyo adorno predilecto es la mantequilla y el queso blanco duro rallado. Hacerlo parece simple, y lo es cuando se tiene la práctica, pero hay que ser cuidadoso en la preparación o nunca haremos una buena torreja: un pan suave y blando al morder, que une bien el sabor y el gusto en el paladar, dando una sensación placentera en la primera comida del día, el desayuno. Esta satisfacción al comerla, es el certificado de que estamos comiendo una torreja bien elaborada.

La palabra torreja proviene de un antiguo dialecto latino, todavía vigente en el lenguaje hispanoamericano. Su voz frecuente en América es torrija, que viene de torrarque a su vez significa tostar. Torrija es una rebanada de pan empapada en leche y después rebozada en huevo que luego se fríe. Algunas veces, después de frita se adorna con almíbar o miel. A veces, se puede empapar en vino en vez de leche. Torrija también significa masa frita, cuyo significado que nos interesa.

Siempre me he preguntado por qué la torreja no es tan popular en el resto del país, como si lo es en Guayana, donde se conoce y disfruta de este alimento tan sabroso y generoso.  San Félix, Upata, Guasipati, Tumeremo y particularmente El Callao, son lugares donde es costumbre comer torrejas y domplinas. La torreja es frita y la domplina es asada u horneada. Guayana es una tierra cuya cultura alimenticia tiene influencia de las Islas de las Antillas, especialmente de Trinidad. El Callao está habitado por muchos descendientes de trinitarios que llegaron a estas tierras hace 150 años (1864), para trabajar en la explotación de las minas de oro. Un pueblo que fue dando en el paso de la historia su propia música (El Calipso), sus propias leyendas y su propia gastronomía. El curry, el comino, el jengibre, el clavo de especias, la canela, el calalú de Trinidad, el yinyavie, el arroz con coco, el arroz con mango y curry, el talkarí de gallina, el palao de gallina guayanés que proviene del pillaw trinitario, las domplinas, las torrejas, etc., etc. Todos estos ingredientes y platos callaoenses, son descendientes claros de la cocina trinitaria y antillana, insertos en El Callao, para dar forma, enriquecer y lustrar la cocina guayanesa.

Entonces, es factible que la torreja sea un plato inmigrante que nos llegó con los trinitarios  y rápidamente se instaló como un pan fantástico para el desayuno. Y en busca del origen, es posible que esta forma de comer el trigo, un pedazo de masa frita, la hayamos heredado de los españoles, que fueron los primeros en conquistar y colonizar las Antillas y que traían en su saco de alimentos el trigo y la grasa animal para freír. Puede que sea una preparación de origen popular y que siga siendo un predilecto en estos sectores sin mayor transcendencia a otros estratos de la sociedad y mucho menos fuera de los límites del Edo Bolívar y del Sur de Oriente.

Los niños de los barrios y pueblos de Guayana adoran la torreja y dan pequeños gritos de emoción cuando saben que en el fogón se están cocinando torrejas. Aún llevo en mi muñeca derecha la marca de una quemada que me di cuando era un niño, de a penas 4 años. Allá, en la casa grande de los Castillos de Guayana, a principio de los 70 del siglo pasado, mi abuela Isabel freía torrejas en un caldero montado sobre el fogón de las tres topias, con aceite bien caliente. Ella, concentrada en sus oficios de la cocina, no se dio cuenta cuando agarré una de las bolitas de masa de trigo, la estiré un poco y rápidamente la lancé dentro del caldero. El aceite saltó y tocó mi muñeca, produciendo una quemada fuerte pero no grave que todavía puedo observarla. La marca de mi bautizo en el fogón, la huella indeleble de lo que años después sería mi oficio y mi pasión: la cocina.

La torreja también puede acompañarse con jamón y/o queso amarillo. Si te gusta disfrutar de la variedad al comer, puedes rellenarla con guiso de carne, pollo o pescado, con morcilla, con pernil de cochino, etc. etc., es tan versátil como la arepa.

Aquí les dejo una receta, espero les guste y tengan éxito con ella. Ser riguroso en las cantidades y luego delicado en el momento de amasar, es el secreto del éxito en este desayuno, que a los niños les encanta. Eso se los aseguro.


Receta para hacer torrejas:

Ingredientes:

Harina de trigo          2 tazas (cernida. Leudante o todo uso)
Azúcar                       3 cucharadas
Sal                              ½ cucharadita
Polvo de hornear       ½ cucharadita
Mantequilla               3 cucharadas (derretida. No margarina)
Huevo                        1 (entero)
Agua                          ½ a ¾ (fría de nevera)

Preparación:

·         En un bol de acero inoxidable, agrega la harina, luego el azúcar, la sal y el polvo de hornear. Mezcla todo bien, con la mano y luego abre un hueco en el medio como un volcán.
·      En medio del volcán introduce la mantequilla y el huevo. Mezcla los elementos con los dedos, movimientos firmes, rápidos y continuos, como frotando entre los dedos. Frota suavemente hasta obtener una masa en forma de arena. Puedes tomar la masa entre las manos y frotar para que el polvo sea más fino, como arena de playa.
·      Agrega la ½ taza de agua fría sobre la masa y de igual forma, con los dedos amasa, ve juntado todo para obtener una masa compacta y suave, si no la sientes suave agrega un poco más de agua, con mucha mesura y vuelve a amasar.
·      Si notas que está húmeda y se te pega a los dedos, rocía un poco de harina para secar un poco la humedad causada por el agua. Sigue amasando suavemente.
·      Luego, arroja un poquito de harina de trigo sobre el mesón, saca la bola de masa del bol, y ponla sobre la harina, amasa suavemente apretando con cuidado la masa sobre el mesón, con movimiento de adentro hacia afuera, suave, siempre suave, sin apretar.
·      Amasar no puedo durar más de 2 minutos. Riega un poquito de harina en el bol, mete la bola de masa, riega por encima otro poquito de harina, tapa con un pañito seco y limpio y deja reposar por una media hora.
·      Cuando la masa está reposada, corta pedazos como del tamaño de un limón grande, has una bola, sin amasar; luego estírala desde los bordes hacia afuera, no aprietes el centro, y has una circunferencia como el tamaño de una arepa. No queda tan redonda y gruesa pero más o menos. También la puedes estirar de forma horizontal como para hacer un rectángulo, como dije, sin apretar el centro de la masa, siempre estirando desde las orillas hacia afuera suavemente.
·      Mete la masa estirada en el aceite caliente, con cuidado, y fríe hasta dorar por ambos lados. Atento, cuando flote y dore por un lado, dale vuelta inmediatamente, para que dore por el otro. Una vez lista escurre bien antes de sacarla del aceite y luego sobre papel absorbente.

Torreja rellena con queso blanco rallado,
adornada con melaza de papelón
La torreja está lista para untarle mantequilla y adornarla con queso blanco rallado. Si colocas un poco de melaza de papelón por encima, eleva su sabor. También se puede abrir con cuidado y rellenarla con lo que prefieran. Si estuviera en Guayana, la rellenaría con un buen pedazo de queso guayanés bien fresco, del mercado de San Félix. ¡Buen provecho!