domingo, septiembre 21, 2014

Capitulo II, El Régimen Alimentario Criollo Rural o Tradicional.


 


Historia de la Alimentación en Venezuela.

Resumen del Capítulo II, El Régimen Alimentario Criollo Rural o Tradicional, del libro del Profesor José Rafael Lovera, titulado Historia de la Alimentación en Venezuela.



Introducción:

·         Hay evidencia de que el régimen alimentario criollo rural o tradicional de Venezuela, se formó en la segunda mitad del siglo XVIII (1.750), sostuvo su existencia durante todo el siglo XIX (1.800), y se prolongó hasta los primeros cuarenta años del siglo XX (1.940).
·         Durante 190 años, el régimen alimentario criollo rural o tradicional conservó vigente y fijos sus ingredientes principales.
·         El régimen alimentario criollo rural o tradicional se sustentó en la economía agraria generada en la hacienda y el conuco, motor productor del país hasta la tercera década del siglo XX.
·         Este régimen fue el patrón alimenticio de las mayorías venezolanas.
·         El régimen alimentario criollo rural o tradicional, a pesar de ser popular no conquistó las ciudades.
·         En las ciudades, la élite dominante, blancos peninsulares y criollos, continuaban practicando el patrón alimenticio de influencia europea, heredado de la época colonial.
·         En las ciudades convivieron ambos patrones alimenticios: el criollo rural o tradicional y el de influencia europea. Dos estilos diferentes conviviendo en paralelo.
·         Dos estilos alimentarios diferentes, y una jerarquía donde el patrón alimenticio de influencia europea fue puesto por encima del patrón criollo rural o tradicional.
·         El pan de trigo, visto como alimento superior, ocupaba el peldaño más elevado de esta jerarquía alimentaria.
·         Y la base de esta jerarquía, continuó ocupada por la arepa, pan de maíz, y el casabe, pan de yuca, considerados alimentos inferiores.
·         La alimentación centrada en el pan de trigo ganó terreno y se propagó por toda la sociedad venezolana.
·         La alimentación centrada en el pan de maíz y yuca, mantuvo evidente predominio cuantitativo durante todo el siglo XIX, pero fue desplazada y convertida casi en curiosidad folklórica.
·         El patrón alimenticio de influencia europea marginó la presencia del régimen alimentario criollo rural o tradicional, en las grandes ciudades del país; y también en los pueblos y provincias, a medida que el país se transformó de rural a urbano.
·         Una minoría urbana mantuvo costumbres alimenticias igualadas con Europa.
·         El patrón alimenticio con influencia europea se consolidó y prosperó debido a otras influencias culinarias traídas de las Antillas, de Europa y de Norte América.
·         Dichas costumbres alimenticias europeas fueron fortalecidas con dos factores:
·         a) Otra fuerte inmigración a Venezuela de gente procedente del Viejo Mundo, en el siglo XIX.
·         b) El arranque del nuevo comercio exterior, consecuencia del rompimiento con el orden político colonial, que impulsó el crecimiento de la importación de alimentos foráneos.
·         Este proceso alimentario vivido durante 190 años (1.750 – 1.940),  terminó en:
·         a) Creciente deterioro nutricional de la población venezolana.
·         b) Creciente dependencia de la importación de alimentos.
·         c) Cambios notables en los individuos encargados de la preparación de los alimentos.
·         d) Progresivo desarraigo de las tradiciones culturales, originadas en Venezuela durante el siglo XVIII, que ayudó a reforzar la sumisión cultural de nuestra sociedad a culturas foráneas o extrajeras.

No hay comentarios: